Tormentas importantes a partir de mañana por la tarde

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 13:49

Cuando apenas han pasado unas horas del comienzo del mes de septiembre, la atmósfera parece querer adquirir ese ambiente otoñal que tantas veces acompaña al mes recién estrenado.

La presencia de un embolsamiento de aire frío en altura, también llamado DANA o más vulgarmente gota fría, y que en estos momentos se encuentra sobre la vertical de Galicia, va a cruzar la península durante los próximos días, trayendo consigo precipitaciones y tormentas generalizadas en buena parte del territorio, y que pueden llegar a ser puntualmente fuertes.

Antes que nada hay que dejar claro que no se trata de una situación de lluvias torrenciales con las que los valencianos asociamos el término gota fría, ya que, a pesar de existir en altura dicho embolsamiento de aire frío, no va a situarse en la posición idónea para que estas se produzcan, además de no darse todos los condicionantes necesarios (no existe por ejemplo un marcado flujo de levante en el mediterráneo) para que se desaten los grandes temporales que nuestro clima nos trae algunos otoños.

La bolsa de aire frío, que atravesará durante el día de mañana la península hasta situarse sobre nuestra vertical en la mañana del domingo traerá eso sí una importante inestabilidad, que se notará en nuestro territorio en forma de tormentas que pueden ser localmente fuertes. Aún así, todo parece indicar que las lluvias más importantes corresponderán a Baleares.

Será a partir de la tarde del viernes cuando aparezcan las primeras tormentas, que pueden ser generalizadas en la Comunitat, con más posibilidad en la provincia de Alicante. Una situación que continuará durante la mañana del sábado, para ir remitiendo poco a poco hasta que el domingo volvamos a tener un día mucho más tranquilo meteorológicamente hablando.

Habrá que estar no obstante muy atentos a la situación, ya que son muy difíciles de pronosticar y un pequeño cambio en la posición de la bolsa de aire frío puede hacer que estas lluvias cobren mayor intensidad, y ya sabemos por estos lares como se las gastan las tormentas de principios de septiembre, con un mar Mediterráneo caliente.