De la primavera adelantada al invierno tardío

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 13:48

Cuando quien más quien menos estaba ya guardando los abrigos en los armarios, y empezando a desempolvar la ropa más ligera de los días primaverales, o de entretiempo como a veces se denomina, el tiempo nos ha querido recordar de golpe que aún estamos en invierno.

No es algo extraño, ni mucho menos, más bien es algo habitual e intrínseco de nuestro clima, un clima que se rige por inviernos suaves en los que los días con temperaturas agradables, incluso primaverales, es una seña de identidad. De hecho, año tras año se superan fácilmente los 20ºC durante la estación más fría. Pero claro, el hecho de estar todavía en invierno hace que se puedan producir entradas de aire frío como la que desde ayer nos va a acompañar durante toda la semana. No es por tanto, repito, nada extraño, aunque cuando el cambio es tan brusco como en esta ocasión llama la atención.

Volvemos por tanto a unas condiciones invernales, debido a una masa de aire frío que se cuela en la península desde el este de Europa, favorecida por la posición de un anticiclón sobre las Islas Británicas y una borrasca en Italia.

Y con esta situación, volvemos al riesgo de nevadas y heladas en zonas del interior, a las temperaturas lejanas a los 20ºC (se situarán alrededor de los 15ºC en las zonas costeras y por debajo de los 10ºC en el interior) y a una sensación de frío importante amplificada por el fuerte viento que soplará sobre todo en el norte de la Comunitat. Para hoy, de hecho, hay activadas alertas en el interior de Castellón por nevadas débiles a partir de sólo 600 metros y por rachas de viento que podrían alcanzar los 70 Km/h.

Bien es cierto que no se espera que las temperaturas sean especialmente frías, sobre todo porque hay que tener en cuenta que ahora los días ya son más largos, y el sol luce más alto en el horizonte, con lo que la radiación que nos llega es mayor que en diciembre y enero, lo que conlleva a que durante el día las temperaturas puedan subir más a pesar del aire frío que tenemos sobre nosotros, además de que las nocturnas bajan menos, debido a la menor longitud de la noche. Aún así se pueden producir heladas en zonas del interior, pero las zonas de costa y del prelitoral se librarán de este fenómeno, algo que sin duda podría haber ocasionado graves problemas a la agricultura debido a que el calor de estos días atrás había producido la floración de muchas especies vegetales.

Esta situación parece que se alargará durante toda la semana, con temperaturas frescas y con ambiente invernal, e incluso, de cara al final de la semana, las lluvias y la nieve podrían aparecer de forma más importante. Así que ya saben, no guarden todavía la ropa de invierno, que la van a necesitar.