Las Provincias

Una ola de frío importante nos afectará a partir del viernes

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 13:48

Hace unos días les comentaba que era demasiado pronto para afirmar que se había acabado el invierno, y que lo verdaderamente extraño sería que estas agradables temperaturas que hemos estado disfrutando desde principio de año se fueran a mantener durante mucho tiempo más. Pues bien, a partir del viernes se espera que el invierno vuelva a mostrarnos sus garras, y en esta ocasión, unas garras muy afiladas.

Estamos ante las puertas de una ola de frío que tiene los visos de ser importante, aunque vaya por delante que es complicado todavía determinar qué trascendencia va a tener finalmente. Para empezar, intentemos entender por qué se va a producir. Para ello tenemos que analizar sinópticamente la situación, o sea, estudiar la posición que van a adoptar los anticiclones y borrascas que a fin de cuentas van a ser los responsables de que el aire frío llegue a nuestras tierras. El anticiclón que durante los últimos días ha estado centrado en nuestras proximidades provocando este tiempo estable que hemos tenido estos últimos días, se va a ir hacia el norte, concretamente hasta centrarse y profundizarse sobre las Islas Británicas. Además, una borrasca se situará durante los próximos días entre Italia y Cerdeña. Esta es una situación de libro para las olas de frío en nuestra zona ya que, recordando que el aire gira a favor de las agujas del reloj en los anticiclones y en contra en las borrascas, es fácil determinar que entre ambos centros de acción se canaliza aire procedente de centroeuropa.

Este aire frío será el responsable que, a partir del viernes, los termómetros empiecen a caer, una caída que continuará durante por lo menos todo el fin de semana, hasta dejarnos valores de pleno invierno.

La gran duda que todavía queda abierta a día de hoy no tiene nada que ver con el frío, que es seguro que lo va a hacer, y mucho repito; la gran duda está en que dicha entrada sea seca o húmeda, de lo que dependerá que estemos ante una situación en la que las temperaturas van a ser las únicas protagonistas, o por el contrario dejarán parte de dicho protagonismo a la nieve. La clave para que suceda una cosa u otra está en la posición final exacta que adopten los centros de acción, sobre todo la borrasca, que a fin de cuentas determinará si los vientos que lleguen a la Comunitat tengan cierto recorrido marítimo (Vientos del Noreste), o no (Vientos del Norte o incluso Noroeste). A días de hoy, resulta imposible hilar tan fino, ya que por un lado quedan todavía varios días por delante y los modelos de predicción, pese a los avances que están teniendo estos últimos años, aún no son capaces de precisar tanto; y por otro lado, dichos modelos siguen teniendo problemas para determinar situaciones tan complejas como estas, en las que el Mediterráneo entra en juego. Fíjense por ejemplo que, en este caso, la posición final de la borrasca es fundamental, hasta el punto que se sitúe 100 Km al norte o al sur puede ser determinante para la dirección que finalmente adopten los vientos, y los modelos son incapaces a día de hoy de tener esa precisión.

Por tanto tendremos que durante los próximos días seguir muy atentos a la evolución de la situación, que como les decía comenzará el viernes, nos dejará un fin de semana gélido en la Comunitat, y que amenaza con seguir durante buena parte de la próxima semana. En cuento a la nieve tendremos que esperar, aunque nada más que nos entre algo de precipitación, habrá que estar muy atentos a las posibles sorpresas, porque la cota de nieve se desplomará prácticamente hasta el nivel del mar....¿Veremos de nuevo nuestras costas nevadas? Es difícil, pero, ¿Por qué no?