Las Provincias

Los termómetros se vuelven a desplomar en otra madrugada heladora

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 13:48

Los cielos rasos, los vientos prácticamente en calma y el aire frío que aún queda entre nosotros se han unido para dejarnos una madrugada heladora, en la que las heladas han llegado de nuevo hasta puntos de la costa.

El dato más frío que tenemos hasta estos momentos corresponde a la localidad castellonense de Barracas, donde los termómetros se han desplomado hasta los -11.2ºC. Destacables también dentro de la provincia de Castellón son los -7.8ºC de Vistabella, los -7.4ºC de Vall d´Alba y los 1.4ºC de la ciudad de Castellón.

En cuanto a la provincia de Valencia, destacan los -10.3ºC de la localidad de Utiel, los -7ºC de Caudete de las fuentes, los -7ºC de Fontanars, los -5.6ºC de Vallanca, los -5.1ºC de la localidad de Xàtiva, los -4.4ºC de Anna y los 2.2ºC de Valencia ciudad, con -3ºC en el aeropuerto.

En la provincia de Alicante, destacan los -7.7ºC de Villena, los -7.1ºC de Onil, los -4.7ºC de Monforte del Cid, los -0.5ºC de Xàbea y los -0.3ºC de la ciudad de Alicante.

En estas situaciones anticiclónicas tan calmadas se ponen de manifiesto dos fenómenos interesantes: por un lado la inversión térmica, que sucede cuando el enfriamiento del suelo es tan intenso que en las zonas bajas hace más frío que en las altas, amén de que el aire frío, al pesar más que el cálido, se hunde hacia el fondo de los valles y las zonas más bajas. Como ejemplo claro de este fenómeno, tenemos la gran diferencia térmica entre Barracas (970m), con -11.2ºC y Pina de Montalgrao, donde la estación meteorológica situada en la cima de una montaña cercada a 1193 metros de altura se ha quedado en 2ºC. Por otro lado, estas situaciones son ideales para que la isla de calor urbano adquiera valores muy elevados, lo que nos da grandes diferencias termométricas dentro de las mismas localidades. Así, en la ciudad de Valencia, encontramos registros de 3.1ºC en Algirós, frente a otros como los 0.7ºC por la zona de Nou Campanar, y los -3ºC del aeropuerto, lejos de la isla de calor de la ciudad.