Las Provincias

El huracán Irene amenaza la ciudad de Nueva York

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 16:12

Irene, la 9 tormenta tropical de la temporada en el Atlántico, se convirtió en el primer huracán de la temporada el pasado martes, al alcanzar unos vientos sostenidos de más de 119 km/h. En su viaje por el caribe, donde ha afectado sobre todo a las Bahamas y a la República Dominicana, llegó a alcanzar la categoría 3 según la escala Saffir-Simpson, con vientos superiores a los 178 Km/h, dejando a su paso grandes daños materiales e incluso víctimas.

En estos momentos, Irene, se dirige hacia la costa este de los Estados Unidos, donde los próximos días va a dar seguro mucho que hablar. Aunque ha perdido algo de fuerza (en estos momentos es un huracán categoría 2, con vientos sostenidos de 155 km/h) sigue manteniendo entidad más que suficiente para causar daños importantes.

Las previsiones indican que tocará tierra en Carolina del Norte hoy sábado y

luego se desplazará hacia el Norte, afectando a Washington y Nueva York el domingo, donde podría llegar con categoría 1, o como tormenta tropical.

Aunque no es habitual que estos huracanes atlánticos tomen esta trayectoria y lleguen a afectar a estas ciudades con tanta fuerza, tampoco es algo que no haya sucedido antes. Así, por ejemplo, en lo que respecta a la ciudad de nueva York, el último impacto directo de un huracán fue en 1893, cuando el centro de un huracán de categoría 1 tocó tierra entre Coney Island y el lugar donde se encuentra hoy en día el aeropuerto John F. Kennedy, causando graves daños en el este del área metropolitana.

Posteriormente, en 1938, aunque el ojo del gran huracán de Nueva Inglaterra no llegó a impactar directamente la ciudad, la proximidad de la tormenta causó la muerte de diez personas y numerosas pérdidas. El último huracán en amenazar la ciudad de los rascacielos fue Bob en 1991, aunque en aquella ocasión la ciudad también se libró de un impacto directo.

Ante la llegada de Irene el próximo domingo a Nueva York, las autoridades locales ya están tomando medidas para minimizar en todo lo posible los daños que a buen seguro ocasionará el paso de la tormenta, algo sin duda muy complicado en una ciudad con tantos habitantes y tantos turistas. El alcalde de Nueva York, Micheal Bloomberg ha ordenado la evacuación obligatoria de las áreas bajas de la ciudad, Coney Island, en Brooklyn, zonas de Queens y Staten Island, así como la parte baja de Manhattan, consideradas las mas vulnerables ante el posible impacto del huracán Irene.

Además, en una medida sin precedentes en la historia de la ciudad, la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) suspenderá los sistemas de autobús, metro y ferrocarril a partir del mediodía del sábado (16.00 GMT) y no se reanudarán hasta el lunes a las 7.00 hora local (11.00 GMT).

Veremos al final en qué queda la situación, pero si al final se cumplen las previsiones y a Irene le da por darse una vuelta por la Gran Manzana, seguro que las imágenes que nos va a dejar a su paso van a ser impactantes. Esperemos que no haya que lamentar más que pérdidas materiales...