Las Provincias

Las temperaturas mundiales no aumentaron durante la primera década del siglo XXI

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 16:12

La siguiente gráfica, que tomo prestada del blog del polémico pero gran estudioso del clima Antón Uriarte, refleja la evolución de las temperaturas registradas durante la primera década del S-XXI frente a las estimadas según los modelos de predicción climática.

Llama la atención la diferencia existente entre las observaciones y las previsiones, ya que mientras los modelos auguraban un aumento constante de temperaturas durante esta primera década del Siglo, continuando de esta forma con la tendencia bien marcada hacia el calentamiento que desde hace varias décadas está sufriendo la Tierra, la realidad nos ha dejado una década en la que, con las oscilaciones propias anuales intrínsecas al clima, las temperaturas globales se han mantenido constantes, incluso con una leve tendencia a la baja.

Aunque de estos datos se pueden sacar muchas conclusiones, hay que ser muy cautos a la hora de hacerlas, ya que una década no es tiempo suficiente para sacar conclusiones cuando hablamos de algo tan a largo plazo como es el clima. Bien es cierto que no deja de ser una buena noticia el que las temperaturas no hayan subido durante esta pasada década, pero no podemos con ello olvidarnos de esa amenaza llamada calentamiento global, y que según muchos científicos estamos condenados a sufrir durante este Siglo. Aún así, estos datos sirven para poner de manifiesto que todavía desconocemos muchas cosas acerca del funcionamiento del clima, y que a la hora de hacer previsiones, son tantos los parámetros a tener en cuenta, tanto naturales como relacionados con las actividades del hombre, que el clima futuro sigue sujeto a multitud de incertidumbres.

De todas formas, y a pesar de estos datos y estas incertidumbres, no podemos dejar de tener muy en cuenta la amenaza del cambio climático. Todo parece seguir indicando que si seguimos basándonos en una economía centrada en los combustibles fósiles, nuestras emisiones, que siguen aumentando año tras año a nivel mundial a pesar de las crisis y de las "políticas medioambientales", pueden provocar a la larga una alteración en los devenires naturales del clima.

Además, los grandes inconvenientes que tiene este tipo de economía, como la contaminación, la fecha de caducidad de los combustibles fósiles, las tensiones políticas y las guerras derivadas del reparto natural de estas fuentes en el mundo, etc... hacen necesario un cambio global en nuestro sistema económico mundial, basado en otras fuentes de energía más limpias e inagotables, para que sigan moviendo un mundo cada vez más desarrollado y poblado. Haya un cambio climático o no, es algo que no podemos eludir, y sin duda constituye el gran reto de la humanidad para este siglo que, como quien dice, acabamos de comenzar.

Buscar