Las Provincias

El frío mata más que el calor

Antonio Rivera - 5 Mar 2012 - 17:56

 

La gráfica que les presento hoy está realizada por el gran climatólogo Antón Uriarte. En ella se muestran las defunciones en nuestro país por meses durante la primera década del S-XXI a partir de los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística.

 

Lo primero que llama la atención de esta gráfica es la fuerte estacionalidad que tiene la muerte en nuestro país, ya que a pesar de las inevitables variaciones anuales, año tras año se cuemple el patrón de una mayor mortalidad en los meses invernales que en los estivales. De hecho, enero destaca de forma importante como el mes con más defunciones, con una media de 39.000 personas, mientras que en el lado opuesto el mes de septiembre es en el que menos muertes se producen, con una media de 27.000 al año.

 

Es evidente, a la vista de los datos, que tiene que haber una relación directa entre el número de muertes y el clima. En concreto podemos afirmar que en nuestro país el frío mata a más personas que el calor, pese a no destacar precisamente nuestro país por los fríos severos, sino más bien por los veranos tórridos. El por qué de este hecho hay que buscarlo en custiones médicas, ya que el frío afecta de forma importante a las personas mayores, además de agravar de forma importante enfermedades coronarias y respiratorias.

 

Otro aspecto que destaca dentro de la gráfica son los dos picos que aparecen claramente destacados por encima de las medias de sus meses correspondientes, y que son enero del 2005 y agosto del 2003. ¿Qué pasó durante estos meses para que las defunciones aumentaran de forma tan notable respecto a las acaecidas durante esos meses en años anteriores? Pues una alteración climática importante, en concreto una de las olas de frío más importantes de los últimos años en el caso de enero de 2005 y la quizás mayor ola de calor que ha sufrido nuestro país, y gran parte de europa, en los últimos siglos en el caso de agosto del 2003. ¿Qué quiere decir esto? Pues que si bien el frío mata más que el calor, cuando este último aprieta de verdad, también afecta a nuestra salud de forma destacada.

 

Y alguien se podría preduntar: si el frío mata más que el calor, si nuestro cuerpo sufre más con los episodios de frío que con los de temperaturas elevadas, ¿por qué es tan malo el calentamiento global que estamos padeciendo?... reconozco que la pregunta es capciosa, pero ahí queda.

Buscar