Las Provincias

Fotografías antiguas: una mirada al pasado.

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 16:10

Me encantan las fotos antiguas. Esos colores en blanco y negro con tonos sepia propios de las técnicas de la época y del paso del tiempo les dotan de un encanto especial.

Me gusta mirarlas y comprobar cómo han cambiado las cosas, ver cómo eran los edificios, la vestimenta de la gente, y descubrir incluso lo que no ha cambiado. Permiten, en definitiva, ver el pasado.

La fotografía se inventó en las primeras décadas del S-XIX, aunque no deja de haber cierta controversia acerca del año exacto y del inventor. Por tanto, gracias a ella, somos capaces de ver de forma casi directa como ha sido la realidad de los dos últimos siglos. Muchas veces me pregunto qué pasaría si la fotografía se hubiera inventado antes, y tuviéramos testimonios directos visuales de acontecimientos como la Roma Imperial, las conquistas españolas en América o la pasión de Jesucristo. Quizás el mundo sería (o pensaría) diferente….

Cuando en estas fotografías antiguas, además, aparece algún fenómeno meteorológico destacado, mi interés crece de forma exponencial. Hace un tiempo me envió José Ángel Núñez unas fotografías, que les habían enviado al Centro Meteorológico de Valencia desde el museo Sorolla de Madrid, con el fin de identificar el lugar fotografiado, así como la fecha de las fotografías. Tras no pocos cavilamientos se llegó a las siguientes conclusiones:

1- Las fotografías probablemente fueron tomadas por D. Antonio García Peris, suegro de Joaquín Sorolla y Bastida, que fue uno de los pioneros de la fotografía en Valencia permaneciendo activo su estudio hasta que falleció en 1918.

2- Por la importancia de la nevada, y las fechas que acotan la posible fecha de la fotografía, corresponden sin duda a la histórica nevada de enero de 1885, una de las más importantes registradas en la ciudad de Valencia, en la que se llegaron a medir 12 centímetros de nieve el día 15 de enero de 1885 y 25 centímetros el día 17, con temperaturas mínimas de –7.0ºC y –6.0ºC respectivamente.

El periódico Las Provincias, fundado en 1866 se hacía así eco del evento: entre los daños causados por el nevasco, hay algunos muy sensibles para los hombres de ciencia; los que ha sufrido nuestro magnífico Jardín Botánico. El clima templado de Valencia permitía cultivar en él plantas de la zona ecuatorial, y había ejemplares soberbios, que eran la admiración de los botánicos. Muchos de ellos se han perdido o están muy perjudicados por estos fríos nunca conocidos. Las pérdidas se calculan en diez mil duros, y aún son mayores, bajo el punto de vista del interés científico de las plantas perjudicadas.”

Vamos con las fotos: La primera fotografía está tomada desde el Instituto Luis Vives, antiguo convento de San Pablo Se ve la Plaza de Toros y los trenes que antes de construirse la actual estación del Norte entraban por la actual Avenida de Marqués de Sotelo.

plaza-toros

Imagen actual de la zona desde la misma perspectiva:

Las siguientes dos fotografías son dos perspectivas distintas de la misma plaza. Pertenecen a la antigua Bajada de San Francisco, actualmente Plaza del Ayuntamiento, con un aspecto totalmente distinto del actual, y no solo por la gran nevada que la cubre.

plaza-ayunt-1c2aa

plaza-ayunt-cables

Imagen actual de la Plaza del Ayuntamiento de la ciudad de Valencia, desde una perspectiva similar a la de la primera foto.

Como ven, las fotografías antiguas nos permiten no sólo comprobar el paso del tiempo, sino que también nos permiten comprobar y determinar episodios meteorológicos importantes que sucedieron mucho tiempo atrás.