Las Provincias

El tiempo en Semana Santa

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 13:49

La previsión meteorológica de Semana Santa es, sin duda, la más mediática del año. Los medios de comunicación, en su afán por informar a un público espectante y con las maletas a medio hacer, exprimen a los hombres del tiempo en busca de la predicción perfecta.

No voy a negar que en el fondo nos gusta, o mejor dicho, y perdón por la generalización, me gusta. Aunque es evidente que el riesgo del fallo existe, y es muy alto en este caso: hacer una previsión a tantos días vista y a principios de primavera que es cuando mayor variabilidad presenta la atmósfera, es como jugar a la ruleta rusa. Pero es que, en el fondo, a los que nos gusta la atmósfera, nos encanta ese lado de impredecibilidad que, por muchos avances científicos que tengamos, sigue gobernando los fenómenos atmosféricos.

Hace unos años, fueron muy sonadas las quejas y lamentos que los hosteleros del norte vertieron sobre José Antonio Maldonado, mítico hombre del tiempo de televisión española. Las previsiones hablaban de lluvias y “mal” tiempo en toda la cornisa cantábrica. En el último momento los modelos de predicción cambiaron y, aunque se cambió el pronóstico, el “daño” ya estaba hecho y la gente no eligió el norte como lugar de descanso y meditación. Hubo hasta llamadas de presión a TVE pidiendo cabezas….

El problema es que en España no hay cultura meteorológica, y no sabemos lo que es predecir el tiempo. El decir si mañana a las cinco en punto de la tarde va a llover en el patio de mi casa justo cuando pasa la procesión es más ciencia ficción que predicción meteorológica. Durante siglos hemos sacado a los santos a las calles pidiendo la lluvia (rogativas). Ahora lo que pedimos es que no llueva mientras sacamos a los santos a la calle. No deja de ser curioso…..

Tiempo habrá para hacer una predicción fiable de esta Semana Santa que está a punto de empezar, aunque ya les adelanto que hasta donde nos permiten los modelos de predicción hablar con suficiente fiabilidad, los primeros días de la próxima semana el tiempo va a empeorar, debido a una borrasca que se va a ir aproximando a la península desde el Suroeste, lo que dejará lluvias en la zona occidental del país, así como en el norte y en Baleares, y un ambiente variable en el resto. A partir de aquí, y para los días fuertes de Semana Santa, el abanico de posibilidades se abre, ante lo cual es mejor esperar para poder hacer una previsión razonablemente fiable....no se trata de jugar a los dados no creen?

Pero hoy quería yo centrarme en otra cosa, quería echar la vista atrás y ver, más como curiosidad que otra cosa, cómo se ha comportado la Semana Santa meteorológicamente hablando durante los últimos 20 años. Bien es cierto que hay que dejar claro que se tarta de una festividad que cambia de fecha cada año, ya que se rige por la Luna, siendo concretamente el domingo de pascua el primero tras la primera luna llena de primavera. Esta situación hace que hay años en los que la Semana Santa cae a finales de marzo, apenas acabado el invierno, mientras que otros años, como el presente, cae bien entrado el mes de abril, y por tanto el plena primavera. Esto hace que la ya de por sí variabilidad meteorológica propia de estas fechas se incremente aún mas.

Mi amigo Rafa Tena me pasa las siguientes gráficas acerca del tiempo en Semana Santa durante estos últimos 20 años, y se las voy a mostrar como curiosidad. Pertenecen al observatorio de Viveros, en pleno corazón de Valencia:

Como vemos, la variabilidad es evidente en el tema de las temperaturas, con años en los que las máximas se han situado por encima de los 26ºC, como en el año 2000, frente a años como el 2004 con temperaturas que no pasaron de los 15ºC.

El gráfico de precipitaciones muestra también la variabilidad esperada, con años como el del 2004 en el que se registraron casi 24 litros por metro cuadrado durante una Semana Santa que fue famosa por el mal tiempo reinante en el Mediterráneo, frente a años en los que no ha llovido nada, como fue por ejemplo el año pasado. Llama la atención, eso sí, que mientras que los primeros diez años analizados, tan sólo en uno de ellos se produjo precipitación, y muy débil; los últimos diez años han sido bastante más lluviosos, hasta el punto que tan sólo el año 2005 y el 2010 se quedaron sin ver la lluvia.

Sirva esto sólo como curiosidad, ya que no se pueden sacar conclusiones de estos datos por el hecho de que no representan los mismos días cada años, debido como decíamos a ese cambio de fechas anual de la Semana Santa, pero los datos confirman esa idea extendida durante los últimos años del "mal" tiempo reinante durante la semana más santa del año.

Buscar