¿Y si los residuos nucleares los utilizamos de forma provechosa?

Antonio Rivera - 20 Ene 2012 - 16:10

No hay duda de que el tema energético constituye el nudo gordiano al que los políticos mundiales tienen que enfrentarse durante este siglo XXI. Vivimos en una sociedad que necesita energía para todo: moverse, iluminarse, comunicarse, etc. Pero es que además cada vez necesita más y más energía, no sólo porque desgraciadamente nuestra mentalidad derrochadora hace que la desperdiciemos; sino que además, cada vez somos más habitantes en nuestro planeta. Añadanle a este que los países pobres no tienen otra alternativa para salir de su pobreza que ponerse al nivel de los ricos en cuanto a gasto energético.

Por si todo esto no fuera poco, hay que tener en cuenta que el sistema energético actual está basado en los llamados combustibles fósiles, o sea, en la quema de carbón, gas natural y petróleo. Por todos es conocido que no deja de ser un sistema con grandes problemas: En primer lugar estos combustibles se encuentran distribuidos de forma desigual por la corteza terrestre, creando de esta forma guerras por su control; por otra parte son sustancias que al quemarlas para obtener energía emiten a la atmósfera gases de efecto invernadero (CO y vapor de agua principalmente), algo ciertamente preocupante en un mundo que vive constantemente bajo la amenaza de un cambio climático cuyas consecuencias pueden ser dramáticas, y por último-y no menos importante- estos combustibles se hagotarán más pronto o más tarde, con lo que, queramos o no, tienen fecha de caducidad. Ante tales problemas no cabe otra explicación que la existencia de grandes intereses económicos para mantener un sistema con tan poco futuro. El petróleo, sin duda, ha hecho ricos a muchos....

¿Y qué soluciones podemos tener? Pues así, a bote pronto, hay dos que destacan por encima de las demás: Las energías alternativas y la energía nuclear. En cuanto a las energías alternativas, energías límpias y renovables (que no se agotan), constituyen sin duda el futuro. Actualmente sus precios altos constityen un hándicap difícil de solucionar para los gobiernos...y para nuestros bolsillos. En cuanto a la energía nuclear, la energía de fisión concretamente que es la que se obtiene en nuestras centrales nucleares (la energía de fusión sigue siendo un sueño a día de hoy) si bien no es una solución de futuro por los problemas que conlleva, sí que es una muy buena solución de presente: Es barata, no contamina y el uranio está más repartido por el mundo y por lo general en paises desarrollados y no dominados por caciques y dictaduras. Ahora bien, como todos sabeis la energía nuclear también tiene sus inconvenientes...

Por un lado el siempre presente riesgo de accidente nuclear. Sin duda Chernobyl fue un duro golpe para esta energía del que en muchos casos aún no se ha podido recuperar. De todas formas quédense con una idea: lo que pasó en Chernobyl NO puede pasar en ninguna central actual. Es complicado de explicar por que requiere conocimientos de física en los cuales no me quiero ahora extender, pero creanlo, es imposible. Tengan en cuanta que desde que ocurrió lo de Chernobyl, no ha vuelto a haber un accidente grave en ninguana central del mundo....y actualmente hasy cerca de 500 en marcha. También está el problema de los residuos nucleares, residuos que resultan del proceso de fisión y que durante muchos años siguen emitiendo radiaciones perjudiciales. Sin duda es un problema grave porque no sabemos que hacer con ellos.

Estos días está habiendo debates encarnizados acerca de dónde colocar los almacenes de residuos que necesitan nuestars centrales para ir acumulando los residuos de larga vida. Pueblos enfrentados, ecologistas encadenados y alcaldes encantados, se alternan en los medios de comunicación defendiendo sus ideas...aunque poca idea tengan de lo que es un residuo nuclear. Tengan en cuanta una cosa, un cementerio nuclear, con todas las medidas de seguridad que tienen y el control total que se ejerce sobre ellos NO tiene ningún riesgo para los habitantes de las poblaciones cercanas. Absolutamente ninguno. Bueno tampoco seamos tan categóricos: el riesgo cero no existe....ni en esto, ni en subirse a una escalera, ni en coger un avión, ni en conducir un coche, ni, en definitiva, en cualquier actividad que realicemos.

Pero yo me pregunto: ¿No existe otra utilización posible para nuestros residuos nucleares?, ¿no podríamos utilizarlos para nuestro benefício de alguna forma que no sea la de almacenarlos por los siglos de los siglos en cementerios eternos? Claro que la hay, aunque nadie, o casi nadie hable de ello. Les pongo un ejemplo: Estos residuos además de radiación emiten calor, un calor que se podría utilizar para generar electricidad como se hace en las centrales térmicas, o para calentar nuestras casas en las ciudades.

Desde luego, los verbos reutilizar y reciclar no son verbos que dominemos mucho en nuestro país; en contra de lo que sucede con las palabras confrontación, disputa e intereses económicos y políticos....una pena.