Las Provincias

¿Por qué la Semana Santa cambia de fecha cada año?

Antonio Rivera - 27 Mar 2015 - 01:47

Seguro que muchas veces se han preguntado por qué la Semana Santa no cae siempre en las mismas fechas. Normalmente, la mayoría de las festividades y fechas señaladas se celebran un día en concreto del año, pero la pascua tiene esa rara costumbre de bailar de año en año.

La explicación de este hecho reside en que para establecer exactamente cuando se celebra la pascua se recurre al calendario lunar, y no al solar. La verdad es que es fácil deducir que el instrumento utilizado por el hombre para poder medir el paso del tiempo fue la Luna. Sus ciclos regulares podían ser observados fácilmente, y de esta forma se estableció una forma para calcular el paso del tiempo. Para el hombre era mucho más sencillo observar estos ciclos tan evidentes que sufre nuestro satélite que los que por ejemplo realiza el sol, aunque conforme se fueron desarrollando las técnicas de observación y, sobre todo, los conocimientos al respecto, el Sol fue ganando prioridad como medidor del tiempo.

Así, por ejemplo, los Egipcios establecieron el momento en que la estrella Sirio se alza por la mañana en línea recta con el Sol como el inicio del año, adoptando de esta forma un año de 365 días más un cuarto de día. Esta forma de medir el tiempo cometía un error de 11 minutos y 14 segundos cada año, lo que fue acumulando una desviación importante con el paso de los siglos. Aún así, y gracias a que Julio César aplicó este calendario en Roma (calendario Juliano), este sistema se mantuvo durante más de 16 siglos, hasta que en el año 1582, cuando ya se habían acumulado 11 días de error, el papa Gregorio XIII introdujo el calendario que lleva su nombre.

Aunque existen aún culturas que siguen rigiéndose por la Luna para establecer su calendario, como es el caso del mundo Islámico, la mayor parte de la humanidad se rige a día de hoy por el calendario gregoriano. Durante los primeros siglos del cristianismo existía una gran confusión alrededor de la fecha en la que debería celebrarse la Semana Santa, y no fue hasta el año 525 cuando Dionisio el exiguo estableció el sistema actual. Desde entonces, La Pascua de resurrección es el domingo inmediatamente posterior a la primera luna llena tras el equinoccio de primavera. Por tanto, y atendiendo a esta sencilla regla, la Pascua puede variar entre el 22 de marzo y el 25 de abril...todo depende de la luna, la primera luna llena de la primavera.

Buscar